Historia de A Cañada

A Cañada nació como una humilde casa de comidas en el año 1890 en un pueblecito de Orense, por lo que en 2015 se celebrarán sus 125 años de vida. Debe su nombre a la Cañada Real Vizana, que nace entre Asturias y León, y en la que su fundador estuvo trabajando durante duros años. Tras casarse con una vasco-navarra de la familia Gurpegui fundó la primera A Cañada en un pueblecito del valle de Valdeorras.

Tras tomar una cierta reputación como una de las mejores casa de comidas de la provincia, caracterizándose por tener una carta de platos representativos de toda la cornisa cantábrica además de algunos leoneses y zamoranos, abrió más establecimientos llegando a Madrid en los años 60 del pasado siglo XX. Tras disponer de varios locales con este nombre durante años, principalmente en la capital de España, algunos cambiaron de nombre, mientras que otros, como este, decidieron continuar con la denominación histórica.

En 2013 y bajo la actual dirección se decidió rejuvencerlo adaptándolo hacia un enfoque de sidrería vasco-asturiana que no pierde sus raíces gallegas, y siempre con la mirada de no perder la esencia que marcó a A Cañada en su ADN como un lugar de referencia en el que la comida abundante, de muy buena calidad y a un precio asequible iba y venía desde nuestros fogones hasta sus mesas.

Actualmente, a una carta de platos muy representativos de Asturias, País Vasco, Galicia y Cantabria, se une la decisión de dar a la sidra natural un lugar privilegiado en nuestro día a día, que compite en igualdad de condiciones con las cañas bien tiradas al estilo antiguo. Cañas por las que hemos sido reconocidos como uno de los locales de hostelería donde mejor se tiran de toda la capital, habiendo sido galardonado nuestro personal con el prestigioso premio del Grifo de Oro en los años 2007 y 2009 mientras que nuestro tirador quedó segundo, tercero y cuarto en los años 2004, 2005 y 2008.